Condiciones de la perrera

Razas restringidas

Tenga en cuenta que no aceptamos perros peligrosos, tal y como se especifica en la normativa de la Ley de Control de Perros de 1986 o sus modificaciones y, en particular, pero sin limitarse a razas como:

American pit bull terrier - English bull terrier - Staffordshire bull terrier - Bullmastiff- Dobermann pinscher- Pastor alemán (alsaciano) - Rhodesian ridgeback - Rottweiler - Akita japonés - Tosa japonés - Bando

Por favor, lea y conozca las NORMAS que se aplican cuando trae a su perro de vacaciones a Parknasilla.

  • No se admiten perros en el edificio del hotel, en el interior de un Courtyard Lodge o de una Woodland Villa, a excepción de los perros guía.
  • Las perreras deben reservarse con antelación.
  • Acepta pagar una tarifa nocturna de 10 euros por perrera
  • A los propietarios se les asigna una perrera y su propio candado de seguridad. Al entregar la cerradura, se cobra una fianza de 20 euros que se devuelve cuando se devuelve la cerradura.
  • Las perreras individuales no tienen acceso a un corral exterior.
  • La limpieza de su perrera individual es responsabilidad del propietario durante su estancia. Se suministran mangueras de agua y ayudas para la limpieza.
  • Por favor, traiga su propio lecho para perros, su cuenco de agua y de comida.
  • Si se descubren animales de cualquier tipo dentro de una casa o alojamiento, la dirección insistirá en que se retiren inmediatamente y se reserva el derecho de imponer una tasa de limpieza de 100 euros. Si el huésped tiene que marcharse antes de tiempo, no se le reembolsará nada.
  • En la Terraza, su perro debe permanecer con una correa corta junto a su mesa. La dirección se reserva el derecho de pedir a los clientes que retiren a su perro si resulta molesto para los demás clientes o el personal.
  • Mientras disfruta de los paseos por la finca, su(s) perro(s) debe(n) ir atado(s) en todo momento.
  • Independientemente del lugar en el que defeque su perro, ya sea en los caminos, en el césped, en los bosques o en los arcenes, es obligatorio que lo embolsen y lo eliminen adecuadamente. La dirección se reserva el derecho de imponer un cargo de 50 euros si se denuncia o se comprueba que no ha limpiado los excrementos de su perro.